domingo, 19 de agosto de 2012

Recientes violaciones a niñas menores de 10 años


Un total de 16 violaciones de niñas se registraron las últimas semanas en Mushie (Congo). Doce de estos casos contra niñas muy jóvenes (algunas sólo de seis años) y todos los agresores eran adultos civiles.



La falta de recursos hace que las sobrevivientes de violencia sexual tengan muy pocas esperanzas de obtener justicia, pero las madres de estas víctimas han unido fuerzas para denunciar la incapacidad del sistema judicial local para perseguir a sus agresores. 
Maria T, es madre de una de las niñas violadas de tan solo ocho años: “A pesar de que mi hija fue atendida en el dispensario parroquial del 'Sagrado Corazón', todavía se queja de dolor en sus genitales y el abdomen, debo llevarla a un centro médico más grande para asegurarme que no enfrente consecuencias más adelante, pero no tengo el dinero". 
Elodie K. es madre de otra de las víctimas, su hija de diez años también fue violada y pide desesperadamente medidas para proteger las niñas en Mushie: "El gobierno debe considerar el traslado de estas niñas a clínicas especializadas e incluso ayudarlas a estudiar en el extranjero para garantizar que estarán protegidos de las burlas y el aislamiento que otros niños de su edad aplican sin piedad a estas víctimas." 

Como es de esperarse, un abogado general de la provincia, hablo para los medios y afirmó que ya se ha puesto en marcha un programa de lucha contra la impunidad de la violencia sexual "Doce de los autores de violaciones registradas recientemente en Mushie han sido arrestados y se encuentran actualmente en prisión, allí enfrentarán el juicio y las sentencias”. 

Pero todos en Mushie y muchos de los que llevamos seguimiento de las noticias en Congo, sabemos de sobra que la justicia en RDC desde hace años se encuentra perdida, de hecho, otro testimonio de un residente, el Sr. Jean Pierre N lo ratifica: "Cuando escuchamos a el procurador general decir en la radio que tienen detenidos a doce de los agresores, suponemos que es que él no tiene ni idea de cómo es su propia administración, pues ocho ya han escapado, incluidos los dos hombres que violaron a mi hija". 

Jacques Katchelewa es la directora de una ONG que trabaja para promover la igualdad de género y la seguridad alimentaria en Mushie y teme que si el sistema judicial falla ahora, estas familias puedan recurrir a mecanismos informales para hacer justicia por sus hijas: "La única forma que las víctimas y sus familias puedan obtener justicia es si el tribunal local se fortalece, pero en Mushie el tribunal tiene un solo juez que se sienta y decide sobre los casos de violencia sexual, esto va en contra de la ley en términos de poner fin a la violencia sexual, hay que reforzar el equipo de jueces". 

El llamamiento desesperado de estas madres que unieron fuerzas para pedir justicia ha logrado que el fiscal general provincial haya respondido con el envío de un segundo juez para apoyar, pero es necesario inyectar una dosis de realismo, pues incluso con la contratación de 2.000 nuevos jueces en marzo de 2012, el poder judicial de la RDC cuenta con sólo 4.000 miembros. Con la situación de la población de casi 80 millones, sólo tenemos un juez por cada 20.000 habitantes de la RDC. 

Este mismo problema afecta a cientos de niñas en el inmenso territorio congoleño, donde las familias son demasiado pobres para pagar los costos judiciales y aun así deben procurar cubrir el costo básico de la atención médica para sus hijas violadas y en sus suplicas, esta el pedido de mas organizaciones que protejan cuidadosamente a sus pequeñas para que puedan crecer normalmente y tengan la oportunidad de casarse algún día.

1 comentario:

  1. ezto es un pekado quien lo kometa deve pagarlo con la kastracion y la vida x tanta crueldad e inhumanida...

    ResponderEliminar